Sobre mí

Post 1 - 1Me gusta pensar que todo sucede por una razón.

Era viernes y me dirigía al aeropuerto a recoger a mi marido, que estaba a punto de llegar de su viaje de trabajo. No soy una conductora experta, así que decidí salir con el tiempo suficiente para poder llegar a a la hora. 30 minutos antes de la hora de llegada del vuelo ahí estaba yo, con el coche aparcado y a la espera.  Para tratar de hacer algo más amena la espera, decidí encender la radio, dando la causalidad de que en la emisora que estaba sintonizada, estaban tratando temas de salud. Me interesaba; opté por no seguir buscando.

“Hoy esta con nosotros el Dr. Erard le Beau de Hemricourt, cofundador de Esperity; la primera red social multilingüe para pacientes con cáncer”. De repente, mis ojos se abrieron como dos platos. Al igual que le sucede a millones de personas, el cáncer estaba presente en mi vida. Ocurrió hacía menos de tres años. No tuve carencia alguna de amor, amistad o comprensión durante esa etapa tan difícil de mi vida, pero todavía sentía la necesidad de hablar con personas que entendiesen a ciencia cierta por lo que había atravesado; gente que había pasado por lo mismo que yo. Y de repente, ¡ahí estaba la oportunidad! Una plataforma creada para pacientes con cáncer en la que se brindaba la oportunidad de hablar y compartir sus experiencias con otras personas como ellos. Una red social creada por profesionales. No se trataba de un simple fórum en el que la palabra ‘muerte’ aparecía sin cesar cada vez que se menciona la palabra cáncer. No, sin duda, hablaban de un concepto distinto al que hasta el momento había escuchado jamás.

Para mi,  la ‘mente anti cáncer’, descrita por David Servan-Schreiber, ha tenido gran significado en mi proceso de recuperación. De acuerdo con ella, para tener una mente fuerte, necesitamos compartir y hablar del cáncer con otras personas que han pasado por situations similares a la nuestra. Para ello, es necesario participar en discussions o conversaciones concretas de grupos, para así, poco a poco, ir construyendo el los cimientos de una mente anti cáncer.post 1 -2

Por todo ello, nada más llegar a mi casa, me registré en Esperity. Encontré esta oportunidad como la forma de liberar ciertos asuntos que tenía dentro de mi y, que en el fondo, necesitaba compartir con otras personas que realmente me entendiesen. Y es que al contrario de lo que muchas personas piensan, el echo de que alguien que ha sufrido cáncer haya terminado su tratamiento no significa que todo esté bien. Lo cierto, es que para nada es ese el caso. De hecho, en ese periodo, me sentí muy sola. Retomé mis rutinas, y regresé al trabajo. Quería vivir como lo hacía antes, pero nunca hubo un día igual a los vividos antes de tener cáncer. Lo cual no significa que sea malo. Pero si, que hay que aprender a vivir esta nueva vida. Y lo cierto, es que temas como este, solo puedo hablarlo y compartirlo con gente que ha pasado por lo mismo.

La oportunidad de escribir para Esperity me brinda la oportunidad de compartir mi historia: comenzando por mi vida “normal” del pasado, pasando por el día en el que supe que tenía cáncer y los posteriores tratamientos, incluyendo aquellos que han dejado en mí huellas imborrables. Va a ser un tributo a mi nueva vida; un nuevo viaje que nunca dejará de sorprenderme.

Mi nombre es Magali y tengo 33 años. Soy una sobreviviente de cáncer y me encantaría compartir mi historia con todos vosotros.

Si eres un cuidador, paciente con cáncer o conoces a alguien que lo padezca, comparte este mensaje, inscríbete en Esperity y anímales a que ellos también lo hagan! Accede en www.esperity.com/es

Compartir