Entrevista en exclusiva con la Psycho-oncòloga Alejandra Glaser

P. Vamos a empezar con una introducción acerca de ti.

R. Mi nombre es Maria Alejandra Glaser, tengo 35 años de edad, vivo en la ciudad de Mar del Plata,provincia de Buenos Aires en 12241188_10206830355109977_6497879366190829523_n (1)la República Argentina. Hace casi 20 años que estoy en esta ciudad pero nací en Concordia Entre Rios. Elegí Mar del Plata como lugar de formación académica y aquí me quedé a vivir y formar mi familia. Soy Psicología desde el año 2006 y especialista en Psicoterapia Cognitiva desde el 2009. Hice una residencia Hospitalaria en un hospital Privado de la ciudad ( Hospital Privado de Comunidad) y actualmente trabajo en esta institución en la sección de Psicooncología dentro del servicio de Psiquiatría y Salud Mental. Ademas coordino a los residentes de Psicología que se forman en esta institución. por otra parte trabajo de manera particular en mi consultorio privado con pacientes adultos.

P. ¿De dónde nace el deseo de estudiar Psicología?

R. Desde adolescente siempre tuve la capacidad de escuchar al otro y tratar de ayudarlo en lo que pudiese, principalmente a mi grupo de amigos y mi familia. Sabia que algo en relación a lo humanístico y brindar un apoyo o ayuda era mi camino.

Luego tuve que decidir por quedarme en mi ciudad natal o trasladarme a Mar del Plata a unos 900Km de distancia , donde estudiaba  mi hermana mayor. La oferta académica contaba con Psicología y ahí no dude en anotarme.. sin conocer demasiado de que se trataba. Terminé mis estudios en el 2006 y desde mi primer contacto con la psicología cognitiva y mas específicamente la psicoterapia cognitiva sabia que esa era el paradigma desde donde me interesaba trabajar para poder aliviar el malestar emocional de los pacientes. Asi que estudie durante 2 años una especialización en psicoterapia cognitiva individual, de pareja y grupal que termine en el año 2009. un año antes había entrado al Hospital Privado de Comunidad, rindiendo un examen para realizar mi residencia en psicología clínica y ahí conocí la Psicooncologìa como especialidad de la mano de una psiquiatra la Dra. Hechem con la que actualmente trabajo.

P. ¿Cuánto tiempo llevas en el campo de la psicología oncológica?

R. Desde el 2008 a la actualidad ya son …8 años.

P. ¿Qué servicios ofreces y cuales son a los que los pacientes con cáncer recurren con mayor frecuencia?

R. Dentro del Hospital, tenemos un consultorio exclusivo de psicooncologia los días jueves de 8 a 16 y es el dispositivo al que màs concurren los pacientes. Ademas están en funcionamiento dos grupos psicoterapèuticos uno de cáncer de mama y otro de cáncer general donde en promedio participan 6/9 pacientes semanalmente. Por otro lado se brinda acompañamiento al paciente durante la administración de su tratamiento en quimioterapia y también he participado de entrevistas interdisciplinarias con el oncòlogo tratante.  Otro dispositivo es el de acompaña r al paciente cuando se tienen que internar por alguna cirugía o realización de estudios.

P. ¿Cuál es la principal problemática al seguir una terapia?

R. EL impacto del diagnòstico suele ser la problemática inicial y donde conocemos a muchos de nuestros pacientes. Como afrontar ese momento y lo que resta del tratamiento.

Entrevista en exclusiva con la Psycho-oncòloga

El manejo de esta incertidumbre es otra problemática recurrente. la relación con los médicos tratantes, los cambios en la dinámica familiar y en su red social, el imagen corporal, la perdida de autonomía y funcionalidad, la muerte, son temas que constantemente abordamos.

El desarrollo personal a partir de esta  experiencia que puede resultar  traumàtica, el acompañamiento a familiares, el como comunicar a los hijos pequeños, entre otros.

P. ¿Qué género y/o edad es el que más recibes por lo regular? ¿A qué crees que se debe?

R. No hay mucha diferencia de genero pero son principalmente mujeres.  Insisto , no varia demasiado el genero, y las edades oscilan entre los 30 y los 65 años. El que sean un poco mas de mujeres creo que se debe a la flexibilidad que tenemos las mujeres de poder reflexionar mas sobre lo que està pasando… y que sean jóvenes me parece que tienen que ver con la confianza en la psicoterapia, en la psicología y en la psiquiatría como un recurso valido para buscar ayuda.

P. ¿Cuál o cuáles consideras que son sus principales beneficios para que un paciente con cáncer recurra a un psicólogo?

R. El espacio se convierte en un lugar donde por primera vez pueden hablar de sus temores, sus esperanzas, se pueden angustiar, llorar y reir sin tapujos y evitando el juicio de los demás. el ser escuchado empàticamente y las estrategias en el manejo de la incertidumbre creo que son los principales beneficios.

P. ¿Y los principales obstáculos por los que algunos no recurren a la ayuda psicológica?

R. Mitos sobre la psicoterapia, los pacientes dicen… “yo no estoy loco como para ir al psicologo…”, dificultad para poder expresar emociones o reconocer un malestar, entre otros.

P. ¿Alguna vez has desarrollado “sentimientos o afectos” por un paciente?

R. La comprensión empàtica es algo que se juega en todo momento con los pacientes, esto es, ponerse en el lugar de ellos y poder sentir lo que a ellos le esta pasando creo que es parte de la tarea básica de la psicooncologia. Sentimos afecto por nuestros pacientes, nos reímos con ellos, lloramos, nos preocupamos, pero nuestra profesión nos posibilita poder tomar la distancia suficiente para poder actuar terapeuticamente con ellos.

P. ¿De qué forma ha afectado a tu vida el estar en continuo contacto con pacientes con cáncer? ¿Ha cambiado tu percepción de la vida?

R. Totalmente, los pacientes me han enseñado mucho sobre la vida, sobre mis metas vitales y mis prioridades. Sobre la comunicación humana las relaciones interpersonales y sobre la muerte.

P. ¿Cuáles son los consejos más importantes que te gustaría compartir con otros pacientes o familiares que tienen un ser querido haciendo frente al cáncer?

R. Poder trasmitir y contextualizar el malestar emocional que pueden estar sintiendo, poder naturalizar ciertas emociones y reacciones frente a esta enfermedad amenazante, poder dar alternativas frente a los pensamientos catastróficos, poder habilitar espacios de expresión de las emociones, que a veces es necesario recurrir a profesionales que cuentan con recursos terapéuticos para aliviarles el transito por esta enfermedad. Que siempre hay esperanza, pero una esperanza realista, y que la red de pares es algo muy importante para poder afrontar saludablemente este proceso.

Que siempre hay algo por hacer aun minutos antes de la despedida.

Compartir