El Mindfulness: ¿qué significa exactamente la conciencia plena?

La conciencia plena: ¿qué es?

En los últimos tiempos, este concepto aparece por todos lados: no hay revista de autoayuda que no esté escribiendo sobre ello, los médicos están recomendándolo, parece que todo el mundo lo está practicando… Pero, ¿qué significa exactamente la concienciación?; ¿En qué medida puede ser beneficioso para la salud?; ¿hasta qué punto son ciertas las afirmaciones de que puede curar enfermedades? La concienciación y el cáncer: ¿Cómo están relacionados?

mindfulness and cancerLa concienciación es una forma de meditación que los budistas llevan practicando desde hace más de 2000 años. El objetivo es aprender a mirar los pensamientos y preocupaciones desde la distancia, verlos entrar en la mente para dejarlos irse después. En otras palabras, la concienciación nos enseña a ver la vida y todas las circunstancias que se nos presentan como lo que son, nada más que como olas que vienen y van. Nos enseña a aceptar la dualidad de la vida y a vivir en el presente.

La palabra concienciación (‘mindfulness’ en inglés) fue utilizado por primera vez por el profesor estadounidense Dr. Jon Kabat-Zinn, quien lo adaptó a partir de un término budista. Fue también el primero en desarrollar un programa que utilizaba la concienciación para reducir el estrés (Mindfulness Based Stress Reduction, MBSR). Hoy en día es un concepto reconocido a nivel mundial, y se están ofreciendo miles de cursos y programas en torno al mismo. La relación entre la concienciación y el cáncer también ha sido objeto de análisis de numerosos grupos de investigación en todo el mundo. Mediante la práctica de la concienciación, se muestra tanto a los pacientes con cáncer como a aquellos que han sobrevivido al mismo a lidiar mejor con el estrés y la ansiedad, lo que resulta en un aumento de su calidad de vida.

¿Cómo empezar?

Para las personas que aún no están familiarizadas con este concepto puede parecer complejo, costoso y difícil de aprender. Sin embargo, su enfoque más básico es tan simple que puede ser puesto en práctica por cualquiera, en cualquier momento del día, donde quiera que uno se encuentre.

Ciertamente nos costara al inicio un par de intentos y posiblemente errores, puesto que estamos muy acostumbrados ya al flujo incesante de pensamientos que invaden y bombardean nuestra mente, lo que nos lleva a la preocupación, al aumento de la presión sobre uno mismo y del estrés, además de todos los efectos secundarios negativos que esto conlleva (tales como insomnio, depresión, trastornos metabólicos, etc …).

Una forma muy simple para familiarizarse con la concienciación es la siguiente: dejar de hacer lo que quiera que sea que estés haciendo en ese momento al menos dos veces al día. Simplemente párate, siéntate, quédate en silencio, mira fijamente a la nada… y respira. Concéntrate y visualiza tu propia respiración mientras inspiras y expiras lentamente. Cuando los pensamientos entren en tu mente, simplemente fíjate en ellos, míralos como espectador y deja que se vayan, mientras te concentras en tu respiración.

Eso es todo: tan sencillo y poderoso al mismo tiempo. Es un primer paso para familiarizarse con la concienciación y sentir inmediatamente sus efectos positivos.

Si desea obtener más información sobre hábitos de vida saludables, visite Esperity.com

Compartir